Quizás lo único realmente positivo que puedo decir de JURASSIC WORLD: FALLEN KINGDOM es que, por fin, sus creadores tomaron una decisión narrativa que no podrán echar para atrás.

Verán, esta es la quinta parte de una saga que lleva 25 años contando más o menos la misma historia. Uno pensaría que, después de la fuga de los dinosaurios del primer parque en 1996, la trama de las secuelas implicaría verlos persiguiendo gente en lugares nuevos, diferentes y emocionantes. Pero no… en la práctica, todos los filmes siempre cuentan la misma trama: “No, esperen… ¡resulta que había un segundo zoológico de dinosaurios!”, o “¡hay que regresar al zoológico original!”, o “¿Saben qué? ¡Hicimos un nuevo zoológico de dinosaurios… nada más que es más grande y chabacano que el primero!”

Por eso es que, incluso si FALLEN KINGDOM es un filme mediocre, al menos hay que darle el crédito de que deja el relato en un lugar del cual no hay retorno.

En este caso, el ardid narrativo es de naturaleza apocalíptica. Resulta que la famosa isla costarricense en la que hicieron todos los malditos zoológicos era un gigantesco volcán que ahora amenaza con estallar y extinguir a todos los dinosaurios (otra vez). Pero, antes de que eso pase, un tipo acomodado a cargo de  la propiedad del difunto John Hammond envía a Chris Pratt y Bryce Dallas Howard a rescatar a todos los dinosaurios que puedan (incluido “Blue”, un velociraptor domesticado). Para sorpresa de nadie (en especial quien ha visto las películas previas), resulta que este tipo es malo, y lo que quiere es  subastar los dinosaurios para beneficio suyo y de otro montón de villanos. Los únicos que pueden detenerlo son nuestros (muy aburridos) héroes.

En el fondo, el plan maestro del villano es encontrar la plata que ocupa para financiar la investigación de B.D. Wong (nuevamente como científico loco) para convertir a los dinosaurios en armas genéticas. La primera de éstas es un tal “indoraptor”, que a la vez sirve como la amenaza de la que hay que escapar en esta ocasión. Adicional a todo esto, los villanos también tienen secuestrada a una chiquilla por razones realmente complicadas y en una sub-trama que es casi irrelevante. Francamente, creo que se sobrestima el cariño que la gente tiene a la “mitología” del universo de PARQUE JURÁSICO, tanto así que el filme pareciera ir quedándose sin referencias que apunten efectivamente a momentos memorables de los que lo preceden. Al paso que vamos, estoy seguro que el Sr. ADN probablemente será el “villano sorpresa” de JURASSIC WORLD 3.

En fin… ¿qué me pareció el filme? Bueno, creo que la trama es una evolución inevitable de la franquicia más amplia, que, en ausencia de muchos de los (interesantes) personajes originales ha empezado a hacer que apoyemos a los dinosaurios. Además, el primer acto es realmente extraordinario. Bayona – director de THE ORPHANAGE, THE IMPOSSIBLE y A MONSTER CALLS (de paso, tres películas que detesto) – lo hace más o menos bien aquí, evitando repetir la estética familia del resto de la saga. En este caso, el villano está desarrollando su plan desde una mansión gótica a la mitad de la nada, repleta de mazmorras, pasajes y laboratorios secretos, de forma que toda la experiencia tiende a convertirse en algo parecido a un filme sobre una “casa embrujada”, nada más que con dinosaurios.

Desafortunadamente, los aspectos visuales positivos están enmarcados en un guión que “va a lo seguro”, en los actos subsecuentes a la ejecución de la premisa de “destruir al Parque Jurásico de por vida”. Siento que hizo falta radicalizar más el filme. Cierto, la mansión del villano es tenebrosa… pero debió serlo más. El giro narrativo relativo a la chiquilla es bastante torcido, pero debió serlo mucho más. Se hace ver a los dinosaurios como los “chicos buenos” del filme, pero su lucha nunca se siente tan urgente como debería; y nunca queda totalmente claro qué es lo que está inmediatamente en juego con el plan malvado. En general, el filme debió ser mucho más atrevido. Ciertamente, Bayona alcanza enmarcar bien el evento alrededor de un par de escenas clave – en especial una que constituye “la versión trágica” de una de las tomas más inspiradoras de la franquicia, pero nada más.

Jurassic_World_Fallen_Kingdom
Crédito de fotografía: Universal Pictures

En el centro de la mediocridad de FALLEN KINGDOM están los personajes principales. Los personajes de Pratt y Howard tenían sentido en JURASSIC WORLD 1, porque el filme era esta “meta-sátira” sobre cómo un “re-make” de PARQUE JURÁSICO era una idea chabacana. En ese contexto, tenía todo sentido que los personajes fueran tan arquetípicos. El problema es que FALLEN KINGDOM no pareciera querer ser el mismo chiste que su predecesora… sin embargo, ¿los personajes siguen siendo igual de superficiales? Se trata de una decisión artística que no tiene mucho sentido…

En conclusión, aunque el filme “revoluciona” la meta-trama de la saga, creo que ocupaba ir más allá. FALLEN KINGDOM es un filme de calidad regular…  y creo que RAMPAGE estuvo mucho mejor.

5/10 – MEDIOCRE

DIRECTOR. J.A. Bayona. ESCRITO POR: Colin Trevorrow y Dereck Connolly. FOTOGRAFÍA: Óscar Faura. EDICIÓN: Bernat Vilaplana. ELENCO: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Rafe Spall, Justice Smith, Daniella Pineda y James Cromwell. DURACIÓN: 128 minutos.